Noticias

Empoderar a los mayores para combatir su maltrato

El maltrato de las personas mayores es un problema social y de salud pública que puede tener diversas caras y por lo general no se notifica suficientemente. Sigue siendo un tema tabú, por lo común subestimado y desatendido por sociedades de todo el mundo. Aunque se desconoce la magnitud de esta lacra, que se da también en Euskadi, su importancia social y moral es indiscutible. BBK, dentro de su compromiso con las necesidades de las personas mayores, apuesta por su empoderamiento  como estrategia para asegurar su integración y combatir su discriminación y maltrato.

La OMS define el maltrato a los mayores como “un acto único o repetido que causa daño o sufrimiento a una persona de edad, o la falta de medidas apropiadas para evitarlo, que se produce en una relación basada en la confianza”. Una violencia que constituye una violación de los derechos humanos y puede presentarse en forma de maltrato físico, psíquico, emocional o sexual, violencia por razones económicas o materiales, abandono, desatención o menoscabo grave de la dignidad y falta de respeto. Para sensibilizar y luchar contra esta lacra, en 2011 designó el 15 de junio como Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez.

Un estudio realizado por el organismo en 2017 estimó que durante 2016 el 15,7% de las personas de 60 años o más fueron sometidas a alguna forma de abuso; una cifra probablemente subestimada, puesto que solo se notifica uno de cada 24 casos de maltrato a personas mayores, en parte porque los afectados suelen tener miedo de informar a sus familiares y amigos o a las autoridades. La explotación financiera y el abuso de los mayores es un problema frecuente. Robos, falsificaciones, uso indebido de propiedades o poderes notariales, negación de acceso a fondos… son muestra de la explotación financiera que entre un 5% y un 10% de las personas mayores en todo el mundo pueden experimentar.

La ONU advierte que para el año 2050 la población mundial de mayores de 60 años alcanzará los 2.000 millones, y si la proporción de víctimas de abuso de ancianos permanece constante, llegará a 320 millones de víctimas para ese año. En Euskadi, en 2010 el Gobierno Vasco realizó un estudio sobre la incidencia y características de los malos tratos en Euskadi. Este estudio dio como resultado la estimación de un 0,9% de personas mayores en las que se ha encontrado sospecha de malos tratos, porcentaje que se elevaría a un 1,5% según la percepción de las personas entrevistadoras.

En este contexto, ¿Cuál es el papel de agentes como BBK, que lleva años cerca de las necesidades de las personas mayores de Bizkaia?  Sin duda, el maltrato a los mayores es un reto de gran dimensión que requiere una respuesta multifactorial que excede a las competencias de una entidad de carácter social, “pero también desde este lugar es posible poner en marcha actividades y programas preventivos, trabajando  para favorecer su empoderamiento, porque cuando ellos y ellas se sienten fuertes,  tienen la herramientas para no permitir determinadas situaciones o para pedir ayuda si la precisan”, explica Ixone Zubieta, responsable del Área de Personas de BBK.

Con ese foco, BBK Sasoiko ha actualizado todas las acciones dirigidas a personas mayores, creando un ecosistema de actividad y participación, alejada de los estereotipos, que responda a las inquietudes e intereses de quienes alcanzan los nuevos 60 o 70 años. Gracias a las múltiples actividades propuestas, las personas mayores tienen la oportunidad de vivir nuevas experiencias, compartir las suyas, aprender y establecer nuevas relaciones.  “Hemos replanteado nuestra propuesta atendiendo a necesidades como la brecha digital, la gestión de vivencias y emociones o atajar situaciones de soledad no deseada; en definitiva, un conjunto de programas que tienen como objetivo el bienestar y el empoderamiento de las personas mayores, porque es su empoderamiento una de las herramientas más eficaces no solo para  asegurar su integración, sino también para  combatir su discriminación y maltrato.”, explica Ixone Zubieta.

Desde su programa BBK Sasoiko, BBK presta especial atención a los mayores y contribuye a combatir los estereotipos negativos sobre este colectivo y responde a las necesidades de este colectivo al favorecer el envejecimiento activo, la participación social y el aprendizaje a lo largo de la vida. A través de esta iniciativa, BBK trabaja en la integración social de todas las personas, independientemente de su edad, una reivindicación recogida en los objetivos de desarrollo sostenible de la agenda 2030.