Noticias

BBK instala una escultura “viva” en la Ría de Bilbao para hablar sobre el futuro de las próximas generaciones

La Ría de Bilbao amaneció ayer por la mañana con una sorprendente cara de gran tamaño sumergida a la altura del puente de Zubizuri. Esta cara era la escultura de Bihar, que significa mañana en euskera y representa la cabeza de una niña a merced de la crecida o bajada de la marea. La escultura que mira a los visitantes y a la generación actual expectante, ha generado mucho debate entre los viandantes de la capital bilbaína durante el día de ayer.

Hoy, BBK ha anunciado que se trata del primer impacto de una acción de concienciación social que continuará el próximo 30 de septiembre y sirve para evidenciar la importancia de adoptar modelos de competitividad sostenible. Entendiendo este concepto como un modelo socioeconómico global que surge de la necesidad de anteponer la preservación del estado de bienestar a lo puramente económico, basado en la coherencia en la toma de decisiones en todos los ámbitos (personal, laboral, medioambiental, etc.) y todos los roles (consumidor, empresa, instituciones, etc.) de nuestra vida.

Una escultura viva que sale a flote en función de las mareas de la Ría

El gran busto de Bihar es una escultura “viva” creada por Rubén Orozco, artista hiperrealista mexicano que dio vida a la obra La última persona fallecida de Invisible Soledad  y sirve de llamada de atención para presentar el cortometraje de ficción «BIHAR: elegir el mañana» -a través de un teaser de un corto protagonizado por la misma niña que inspiró esta creación.

La obra de Bihar está pensada para reflejar el devenir constante del tiempo que se representa con la subida y la bajada de las mareas de la Ría de Bilbao. Pero, sobre todo, es una escultura comprometida con la expresión de toda una generación venidera. Una expresión de expectación por las decisiones que tomaremos y que determinarán si vivimos hundidos o sacamos la cabeza. Desde la web que se ha desarrollado para el proyecto elegirelmañana.bbk.eus, se podrán consultar el mapa de mareas de la Ría de Bilbao para consultar las horas en las que estarán visibles la escultura.

El corto es un siguiente paso en la estrategia y trata de tangibilizar, a través de una historia  creada de la mano de prospectivistas y expertos futuristas, un escenario plausible de la sociedad del mañana si no optamos por modelos de competitividad sostenible en nuestro día a día.

Bihar, hecha de resina y fibra de vidrio, y pintada a base de resina translúcida en lugar de pintura, pesa aproximadamente 120 kilogramos y tiene unas dimensiones de 2,50 metros de profundidad, 1,92 metros de ancho y 1,69 metros de alto, lo que equivale aproximadamente a 11 veces la cabeza de una niña de su edad, 10 años. La obra, que ha sido creada en algo menos de 3 meses, está instalada en una estructura de hormigón y hierro de aproximadamente de 3,5 metros de profundidad y 3 toneladas de peso.

En palabras de Xabier Sagredo: “BBK lleva más de 100 años comprometida con el desarrollo y la contribución a la sociedad de Bizkaia y creemos firmemente que ignorar el futuro no es una opción. Por eso, este proyecto nace del sentimiento de responsabilidad que tenemos con las próximas generaciones y de extenderlo a toda la sociedad. Con esta escultura queremos conseguir que la gente pueda sentirse identificada y que reflexione acerca de que con cada decisión que tomamos elegimos si nos hundimos o nos mantenemos a flote”.

Por su parte, Rubén Orozco ha afirmado: “Cuando BBK planteó el reto me enamoré de la idea. Nunca imaginé crear una escultura viva. Sólo espero que esta obra ayude a la gente a reflexionar y consiga el mismo impacto que alcanzamos con La última persona fallecida en soledad de Invisible Soledad”.